top of page

La normativa Europea para puertas de garaje.

La puerta de garaje es un elemento fundamental para la seguridad y el confort de nuestro hogar o negocio. Sin embargo, muchas veces no le damos la importancia que merece y no nos aseguramos de que cumpla con los requisitos legales que exige la Unión Europea. ¿Sabes cuáles son las normas que debe cumplir tu puerta de garaje y por qué es tan importante adaptarla a la normativa europea?



La normativa europea sobre puertas de garaje se basa en la Directiva de Productos de Construcción (DPC), que establece los requisitos esenciales de seguridad, salud y protección del medio ambiente que deben cumplir los productos destinados a la construcción. Esta directiva se aplica a las puertas de garaje desde el año 2005, y desde entonces se han ido actualizando y ampliando los criterios de calidad y seguridad que deben cumplir.


Entre los aspectos más importantes que regula la normativa europea sobre puertas de garaje se encuentran:


- El marcado CE, que indica que el producto cumple con las exigencias de la DPC y que ha sido sometido a los ensayos y controles necesarios para garantizar su calidad y seguridad.

- La declaración de prestaciones, que es un documento que acompaña al marcado CE y que detalla las características técnicas del producto, así como su uso previsto y su comportamiento frente a diferentes situaciones.

- La resistencia al fuego, que mide la capacidad de la puerta de garaje para evitar la propagación de las llamas y el humo en caso de incendio.

- La resistencia al viento, que mide la capacidad de la puerta de garaje para soportar las presiones del aire provocadas por el viento sin deformarse ni romperse.

- La permeabilidad al aire, que mide la capacidad de la puerta de garaje para evitar las filtraciones de aire entre el interior y el exterior del edificio.

- La estanqueidad al agua, que mide la capacidad de la puerta de garaje para evitar las filtraciones de agua entre el interior y el exterior del edificio.

- El aislamiento térmico, que mide la capacidad de la puerta de garaje para reducir las pérdidas o ganancias de calor entre el interior y el exterior del edificio.

- El aislamiento acústico, que mide la capacidad de la puerta de garaje para reducir el ruido procedente del exterior o del interior del edificio.

- La seguridad en uso, que mide la capacidad de la puerta de garaje para evitar accidentes o lesiones a las personas o a los bienes durante su funcionamiento. Esto implica contar con sistemas antiatrapamiento, anticaída, antibloqueo, antirrobo, etc.


Como puedes ver, adaptar tu puerta de garaje a la normativa europea no solo es una obligación legal, sino también una garantía de calidad, seguridad y confort. Por eso, si tienes una puerta de garaje antigua o deteriorada, te recomendamos que contactes con un profesional cualificado que pueda asesorarte sobre las opciones más adecuadas para tu caso. Así podrás disfrutar de una puerta de garaje moderna, eficiente y segura, que te aporte tranquilidad y bienestar.

9 visualizaciones0 comentarios

Comentários

Avaliado com 0 de 5 estrelas.
Ainda sem avaliações

Adicione uma avaliação
bottom of page